En las últimas semanas amigos y conocidos nos comentan que conocen casos de alguien que tiene murciélagos en casa. La inmediata pegunta es ¿cómo les echo? ¿qué hago para que se vayan? la respuesta es clara; déjalos son inofensivos y se comen los mosquitos!!!
Como entendemos que no es una respuesta convincente ante el amor que la mayoría de los mortales tiene hacia estos impresionantes mamíferos, hemos decido consultar a expertos para ofrecer unas pautas básicas de comportamiento, que supongan una solución satisfactoria para arrendadores e inquilinos. Nuestra principal referencia, es como siempre SECEMU (de los cuales hemos cogido prestada la foto de portada) que ya hace tiempo que escribió en su web  el artículo ¿Murciélagos en casa? y que por supuesto recomendamos y releemos para escribir este post.

Si tienes murciélagos en casa, toma nota de estas pautas:

  • No te asustes, que no cunda el pánico, nos te harán daño ni dañarán tu propiedad (no roen, ni arañan, ni agrandan huecos y tampoco construyen nidos) Si producen ruidos y probablemente excrementos: se llama guano y es un potente fertilizante para plantas.
  • Dependiendo en la época en la que te encuentres, se podrán llevar a cabo o no actuaciones, para entender esto, mostramos aquí el Ciclo anual de los Murciélagos Ibéricos (extraído del Manual para la Conservación de los murciélagos de Castilla León)

  • Como podéis ver, durante los meses de junio, julio y agosto están cuidando a sus crías, por lo que es un momento nefasto para molestarles. Igual ocurre con los meses de invierno, por lo tanto los únicos meses que nos quedan para actuar son septiembre, octubre y noviembre (todo ello de forma aproximada, no obedecen a contratos de alquiler por meses) En estos meses se encuentran en refugios intermedios que pueden cambiar, de hecho, es probable que tu casa la abandonen al ser un refugio intermedio.
  • Si a pesar de que sabemos que son inofensivos y beneficiosos decidimos que no queremos vivir con estos inquilinos en nuestra casa, en primer lugar se debe avisar a los agentes medioambientales para que faciliten la autorización pertinente y tomen las medidas necesarias, y recordamos además que son especies protegidas. Tras esto, y teniendo en cuenta la información que nos de el agente, si se procede a ahuyentar a los murciélagos hay que elegir el mejor momento del día, y este es siempre la noche, cuando están activos, ya que por el día pueden permanecer en estado de “torpor” por lo que puede que no les sea posible volar sin calentamiento previo.
  • Para actuar, como nos indica SECEMU, si el refugio es una grieta, se puede colocar un plástico colgando a modo de cortina o de tubo (rebasando la grieta 10 ó 20 cm), por delante de la grieta de salida de los murciélagos. Si es una caja de persiana, teja,.. será necesario abrir para comprobar que se han marchado. Tras dos o tres días, se revisará el antiguo refugio (grieta, teja, persiana,..), siempre al anochecer, para comprobar que ya no hay murciélagos, y en ese caso, se podrá tapar la grieta o teja con cualquier material, o podremos colocar una mosquitera en la ventana para evitar que vuelvan a entrar. Es muy importante que no dejes ningún murciélago dentro del refugio que selles, no sólo por el animal si no por que el animal moriría y su putrefacción podría causar problemas en tu propiedad.

Y recuerda siempre: son beneficios, están protegidos y no debes manejarlos tú mismo. 

Compártelo!!!!